Al Presidente

Botn Donatti

Biblio Noticias

A 112 años del nacimiento del poeta Alberto Arvelo Torrealba

 

663cf30e-2caa-49c4-aa00-c0b145eeb551

 

 

“El coplero Florentino / por el ancho terraplén / caminos del Desamparo desanda a golpe de seis”, con este verso, el poeta, abogado, político, diplomático, educador y ensayista Alberto Arvelo Torrealba comienza su obra maestra “Florentino y el Diablo” (1940).


Rodeado de la poesía y las artes, Alberto Arvelo Torrealba fue un poeta, abogado, político, diplomático, educador y ensayista nacido el 04 de septiembre de 1905 en Barinas. Hijo de Pompeyo Arvelo y Atilia Torrealba de Arvelo, una importante poetisa de Barinas. En la Universidad Central de Venezuela obtuvo el grado de doctor en Ciencias Políticas (1935). Ejerció la docencia y desempeñó altos cargos públicos, entre ellos: Presidente del Consejo Técnico de Educación en 1940, gobernador del Estado Barinas entre 1941 y 1944, Consejero de la Embajada de Francia, Embajador Extraordinario de Venezuela en Bolivia (1952), Embajador en Italia, Ministro de Agricultura y Cría (1953).


Poeta en la tradición de los llamados "aedas del llano", publica su primer volumen de versos “Música de cuatro” (1928). Dedicado a la docencia, imparte clases de castellano y literatura en varios colegios y liceos de la zona metropolitana (1935-1936). Asimismo, se desempeña como inspector técnico de educación secundaria en el Distrito Federal e inspector de primaria en Barinas y Apure (1936), luego es nombrado Secretario de Gobierno del estado Portuguesa (1937). Presidente del Consejo Técnico de Educación (1940). En ese mismo año publica sus Glosas al cancionero, que constituye un modelo de poesía con raíz popular y en donde además, publicó la primera versión de su poema “Florentino y el Diablo”.


La gran popularidad de sus versos se atribuye al abordaje de temas sacados de la vida y del paisaje cotidiano del habitante de las llanuras venezolanas, y por el uso de formas métricas y estróficas de atractiva sonoridad y de larga tradición popular, heredada del pasado hispánico: el octosílabo, la copla, la décima o espinela, el romance.


Sus versos, además, responden a una vocación profundamente humana y universal. Un profundo contenido reflexivo, netamente existencial, que universaliza la angustia del poeta ante el mundo y la vida, y la expresión estética ricamente elaborada, trasvasada en imágenes de la más variada especie, aún sin dejar de apoyarse en un lenguaje típicamente popular.


En 1966 obtuvo el premio Nacional de Literatura, Mención Prosa, por su ensayo “Lazo Martí: vigencia en lejanía”. Otras obras suyas fueron “Música de cuatro” (1928), “Cantas” (1932), “Glosas al cancionero” (1940), “Florentino y el Diablo” (1940) y “Caminos que andan” (1952). En 1968 fue elegido Individuo de Número de la Academia de la Lengua.


A partir de 1969 su salud comenzó a decaer. Tiempo después, le amputan una pierna. Finalmente, el 28 de marzo de 1971 fallece en Caracas. Su trayectoria es reconocida por numerosos venezolanos y venezolanas, siendo publicado en 1974 el libro de Orlando Araujo “Contrapunto de la vida y muerte>”, ensayo sobre la poesía de Alberto Arvelo Torrealba”.

 

La madrugada se ahoga
en los esteros del hato.
El alba, toro araguato,
viene sin pica ni soga.
Humitos ponen en boga
sueños de café colado.
Le echa cuentos al ganado
ñénguere madrugador
y canta el ordeñador:
clavelito colorado...
(Fragmento del poema “Glosas al cancionero” de Alberto Arvelo Torrealba)


Fuente: Agencias
Imagen: Referencial
Fecha: 04.09.2017

biblioteca

Horario de Atención

logo maria calcao

Lunes a Viernes
8:00 AM a 07:00 PM.

Sábados
8:00 AM a 06:00 PM.

Domingos
8:00 AM a 02:00 PM.